lunes, mayo 16, 2011

Entrepiernas de ceda

Cuando menos lo pienso no lo saboreo
mientras lo pinto me parece inhumano
dibujando su olor en medio de mis piernas
corto de a poco el pastel de lo apresurado.

Estoy repartiendo la luna en tres
del mar negro al gran amanecer
las pruebas del delito no le creen al rey
del novio enmascarado que desaparece para parecer.

Hoy con luna llena escribo sin pensar
frente a frente a una luz innata me armo de alas para aparentar
que me pierdo y me siento a esperar
a esto que todo el mundo llama soledad.

De alguna manera se olvidara lo tarde
que se presenta el arrullo del viento sabor amor
creo que a veces soy ese nadie
que vaga en las noches, a veces la que alumbra una voz.

Ya no se que estoy buscando
porque no lo he llegado a empezar
me derrite el sabor del chocolate
que deseo besar y besar.

A veces me beso con circunstancias
que me llevan a la terraza de mi casa a fumar
y me pongo a pensar en la luna blanca
que me mira y no me dejar escapar un minuto en su mar.

Y vuelvo a pensar en este presente
que me tiene escribiendo en medio de algunos juguetes
y vuelvo a preguntarle a estas letras vecinas
si han visto acaso a ese rey que sigo llamando mentira.

Y mi risa no se marchita ni un centavo
vivo ante el mundo con la felicidad debajo del brazo
sueño y suero en medicinas para maquillar
lo que no me importa y sigue siendo una estrella umbral.

Yo sigo escribiendo y se aparece el motivo de inspiracion astral
que vaga en medio de experiencias que parecen un pedestal.

Me voy esta vez por el sueño de ceda que engalana mi desnudez
esta que se encuentra desterrada del deseo de posesión.

He escrito desnuda
con el sabor a tabaco en mis manos
en medio de la ventana la luna
que me mira sin sus ojasos.

1 comentario:

Josè Moral dijo...

Excelente! Me encanta! Tenemos que reunirnos Pao!